MENU

#ATokioConGogol

Agustín Destribats: “Quiero ayudar a que la lucha argentina crezca y sea potencia”

11 septiembre 2020

El luchador argentino, de 22 años, ya está clasificado a los Juegos Olímpicos Tokio 2021 y habló con Juan Martín Rinaldi en el Instagram Live de GoGol.



La lucha argentina volverá a tener un representante olímpico después de 25 años. Cuando eso sucedió, en Atlanta ’96, el protagonista de esta historia ni siquiera había nacido. Es que el cordobés Agustín Destribats tiene 22 años y, con su pasaje asegurado a los Juegos Olímpicos de Tokio, ya inscribió su nombre en la historia del deporte. Ahora busca ser la punta de lanza para que la disciplina crezca en el país.

Juan Martin Rinaldi, uno de los periodistas más prestigiosos de la Argentina y que más sabe de los Juegos Olímpicos, entrevistó a Agustín a través del Instagram Live de la cuenta @Gogolsport, en esta nueva sección que se llama #ATokioConGoGol. En cada charla vamos a conocer en profundidad a los deportistas argentinos y sudamericanos que estarán en los Juegos del año que viene.

 

Instagram: @gogolsport

 

El camino a Tokio no fue nada fácil para Agustín. El 2019 estuvo plagado de lesiones. Y recién en marzo de este año consiguió la clasificación en el Preolímpico de Canadá, cuando todavía los Juegos no se habían postergado: “Toda la semana previa al Preolímpico de Canadá estuve casi sin entrenar. Y cuando estaba por entrar a luchar en la semifinal le dije a un compañero ‘si gano me compro este perfume’ y cuando estaba por entrar justo olí ese perfume. Ahí dije, tengo que ganar para comprármelo”, contó entre risas. Y se lo compró.

¿Cómo se inició en la lucha? “Fui a una clase con la idea de hacer boxeo o defensa personal. Pero cuando entré al club también tenía que hacer lucha. De a poco de me fui destacando y compitiendo internacionalmente”, recordó.  Y contó el camino que hoy lo tiene preparándose para Tokio: “A los 13 años mi entrenador me dijo que me prepare para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2014. Ahí empecé a entrenarme fuerte. Logré clasificarme después de ser campeón sudamericano y así empezó el camino que hoy me lleva a Tokio”.

Los viajes marcan la vida profesional del cordobés, que pasa diez meses al año entrenando y compitiendo por el mundo, ya que en Argentina no tiene sparrings de su categoría para luchar. Esto le permitió conocer más de 30 países. En su ranking de sus lugares favoritos, al frente está Alemania: “Me fui solo con 17 años a entrenar a un pueblito y me enamoré del lugar, de la gente, de todo. También me gustó mucho Nueva York, fui a prepararme y pude conocerla bien. Irán fue el lugar más exótico que conocí, me llamó muchísimo la atención su cultura. Es un país muy fuerte en lucha. Yo la describo como la ‘ciudad gris’. No hay colores. Pero uno de los viajes más lindos que tuve en el deporte fue el de los Juegos Olímpicos de la Juventud en Nankín (China) 2014. Estuve dos semanas en Hong Kong. Me sorprendió todo lo que vi. A donde voy me sorprendo”. Y eso que todavía le falta conocer Tokio.